martes, 25 de octubre de 2011

FILOSOFÍA


                                PUNTO   DE PARTIDA


  El ferrocarril es el alma y el motor de este blog. Podríamos empezar con el viejo debate… desplazarse versus viajar. La aviación queda definitivamente relegada a la primera noción. Los humanos llevamos unos buenos miles de años desplazándonos sobre ruedas, y tan sólo unos ochenta haciéndolo perdiendo el contacto con nuestro natural hábitat terrestre. El ‘jet- lag’ no es sino una protesta muy biológica  contra ese reciente y casi antinatural modo de trasladarse de un sitio a otro, sin una noción clara del cambio entre los lugares hasta que tras el artificial salto se llega al destino, fría, abruptamente. Desde luego no es mi estilo. No puedo pensar en otro medio mejor que el tren –más allá de mi pasión profesional- para el viaje, sentado permanentemente ante esa magnífica pantalla de televisión en ‘3D’ que constituyen las ventanas del compartimento, y la constante interacción con los que empiezan el viaje como compañeros y lo acaban casi como amigos. La literatura es pródiga en aventurosos relatos de viajes realizados en trenes por todo el mundo por gentes de toda clase y condición social. No recuerdo muchos sobre experiencias obtenidas desde el triste sillón de clase turista de un 747.
 Así pues, desde esta página compartiré las anécdotas ferroviarias de este pequeño periplo por oriente con vosotros. Siempre que me sea posible, aparecerán comentadas acompañadas de fotos o vídeos que, necesariamente, y dada la premura y la provisionalidad de las estancias, han de ser de una calidad poco profesional. Poco cuenta ello, si logran conformar una imagen más o menos clara de las vivencias puntuales que sin duda tendré.
  Dentro de unas escasas 26 horas, deberé superar una vez más la clásica resistencia a la partida… aunque la profunda atracción que la antigua Persia ejerce sobre mí –casi tan potente como la que ejercen los imanes permanentes del motor sincrónico de un moderno AGV- me hará mucho más fácil la tarea de soltar las amarras. Las ruedas de metal están a punto de comenzar  a girar una vez más… viajeros al tren !!




3 comentarios:

  1. Miguel Ángel García Esteras25 de octubre de 2011, 9:39

    Mi aplauso más entusiasta a la idea del blog. En cuanto a su "línea editorial" sabes que me identifico con ella.
    ¡Qué envidia me das, canalla!.

    Feliz viaje.

    ResponderEliminar
  2. Qué envidia, sí, pero aún más exactamente qué respeto...
    La planificación es exhaustiva, pero cuanto me gustaría que todo encajara a la perfección.
    Te estaremos observando.
    ¡Mucho acierto! (que la suerte sólo es para los mediocres).
    Fisasi.

    ResponderEliminar
  3. Vuelve... no te quedes allí.
    Que me debes un par de turnos. ;)

    ResponderEliminar